Skip to Content

This article may be sponsored or include a provided product or affiliate link. See the footer and Affiliate Disclaimer for full details.

Ciclismo por la Carretera de la Muerte en Bolivia

El Ciclismo por la Carretera de la Muerte en Bolivia es uno de los caminos más peligrosos del mundo. Te detallamos cómo son y por qué no puedes perderte de esta experiencia llena de adrenalina. 

En lo profundo de los Andes, La Carretera de la Muerte en Bolivia tiene un camino en forma de serpiente junto a caras estrechas de acantilados y curvas ciegas que llegan a ser mortales.

A un lado del estrecho camino, las rocas y las montañas se amontonan hasta llegar al cielo.

Mientras que por el otro, no hay nada más que aire y un kilómetro de caída al vacío al que nadie puede sobrevivir.

Mira:

La Carretera de la Muerte Bolivia, o como oficialmente le dicen, El Camino a los Yungas Bolivia ha llamado la atención de manera internacional desde que fue nombrada una de las carreteras más peligrosas del mundo en 1995.

El Camino a Yungas Bolivia – La Carretera de la Muerte

En la década de 1930, el gobierno boliviano construyó la carretera con la ayuda de prisioneros de guerra paraguayos capturados durante la Guerra del Chaco.

Después de la construcción, la carretera tenía sólo un carril estrecho, sin barandillas, y sin asfalto.

La falta de infraestructura de drenaje también hizo que los deslizamientos de lodo y la erosión fueran algo común y peligroso en el lugar.

Aun así, en los 80 años siguientes, La Carretera de la Muerte funcionó como la única conexión entre la ciudad de La Paz y la ciudad de Coroico.

Como resultado, la carretera vio un flujo constante de vehículos pesados y, en el proceso, murieron miles de personas.

¿Cómo obtuvo su nombre La Carretera de la Muerte?

Carretera de la Muerte

La Carretera de la Muerte se ganó ese nombre aterrador cuando el número de personas que fallecían en el lugar se hacía cada vez más grande, contabilizando una considerable cantidad de vidas perdidas desde su construcción.

Ya a mediados de la década de 1990, entre 200 y 300 conductores se desviaron de la carretera y cayeron al vacío del acantilado. Una tasa de casi una muerte diaria.

Uno de los peores accidentes en la memoria de los bolivianos, y el que finalmente le dio al Camino a Yungas el título de la carretera más peligrosa de Bolivia, ocurrió el 24 de julio de 1983.

Ese día, la carretera se cobró más de 100 vidas cuando un autobús full de pasajeros se deslizó de la montaña y encontró un final aterrador.

Afortunadamente, en los últimos 20 años, la tasa de muertes de la carretera disminuyó gracias a los trabajos realizados para mejorar las condiciones de la vía que la hacían peligrosa.

A finales de la década de los 2000, una nueva carretera Yungas modernizó partes de la original añadiendo grandes carriles pavimentados de dos vías, barandillas y zanjas de drenaje.

En la parte superior de la carretera las temperaturas son muy bajas.

Los arquitectos de la nueva carretera decidieron hacer a un lado el tramo de vía más peligroso de la antigua carretera, en función de construir un nuevo tramo mucho más seguro y que se adaptara mejor con las condiciones del suelo y la montaña. 

Como resultado, el camino de la muerte original es caminado hoy en su mayoría por los lugareños que se dirigen a destinos rurales a los cuales solo se puede llegar por medio del antiguo camino.

Sin embargo, la reputación de la carretera ahora también atrae a un tipo diferente de viajero: el aventurero lleno de adrenalina con la esperanza de sobrevivir al paseo en bicicleta más peligroso del mundo.

¿Cómo elegir la agencia de viajes adecuada?

Inicio de nuestra excursión en bicicleta a la carretera de la muerte.

Si lo que estás buscando es tentar al destino y probar tu habilidad como ciclista en La Carretera de la Muerte, primero tendrás que elegir la agencia de turismo adecuada para esta actividad.

Varias agencias de viajes de aventura trabajan ayudando a los ciclistas a dominar la carretera. Casi todas estas compañías tienen su sede en la ciudad boliviana de La Paz.

Los precios del tour pueden variar bastante de una compañía a otra, de $50 a $150 USD por ejemplo.

Conociendo la reputación de la carretera, no te gustaría arriesgar hasta el mínimo detalle dejando todo en manos de guías inexpertos o equipos pobres.

Por eso decidí trabajar con una de las empresas más respetadas de la zona: Gravity Bolivia.

bolivia death road bike ride

De todas las compañías que ofrecen tours en bicicleta por la Carretera de la Muerte, Gravity es la que lleva más años en el negocio.

Y mientras trabajé con ellos, pude ver por qué. Sus guías son profesionales, y sus bicicletas de alta gama con un muy buen mantenimiento.

También hicieron todo lo posible para asegurarse de que todo el grupo regresara sano y salvo al final del día.

Las bicicletas tenían excelentes frenos, buena calibración, además de prestarnos cascos y otros equipos de protección.

Nuestros guías incluso se detuvieron por delante de tramos particularmente peligrosos de la carretera para dar información e instrucciones claras y detalladas de seguridad

El Tour:

Última foto tomada antes de empezar a recorrer el verdadero camino de la muerte.

El recorrido comenzó temprano en la mañana en La Paz, donde los ocho (cinco aventureros y tres guías) nos subimos a una camioneta y partimos hacia el punto más alto de la Carretera de la Muerte.

El viaje a la cima solo duró una hora. Una espesa selva llena de vida dio paso a majestuosas montañas naturales a medida que íbamos subiendo.

Lo normal es que eso sea lo suficiente para distraer a cualquiera, pero todos estábamos un poco nerviosos, preguntándonos en qué nos habíamos metido.

En la parte superior, a casi 5000 metros sobre el nivel del mar, comenzó la aventura. Nos bajamos del vehículo, estiramos las piernas, revisamos nuestras bicicletas una última vez y luego partimos por la estrecha carretera de montaña.

Para nuestra suerte, el primer kilómetro de la carretera estaba pavimentado, pero después de eso, nos encontramos con el tramo del Camino de la Muerte que no ha sido mejorado en casi un siglo de funcionamiento.

dangerous highway

Durante los siguientes 40 kilómetros, nos paseamos a lo largo del acantilado de tierra rocosa de la carretera más peligrosa del mundo. Cuando iniciamos el recorrido, nuestros nudillos se volvieron pálidos y nuestros corazones golpeaban cada vez más rápido.

La verdad es que no sufro de miedo a las alturas, pero con el borde del acantilado a pocos metros de distancia, y el suelo a un kilómetro por debajo de mí, no era nada fácil mirar hacia fuera para disfrutar de los grandes valles de la carretera y la impresionante e imponente belleza natural.

Sin embargo, a medida que nos fuimos acostumbrando a la misma rutina de rocas, esquinas estrechas y gotas siempre presentes, nos relajamos y comenzamos a disfrutar el camino de verdad.

Aunque Gravity acostumbra a crear sus tours para adictos a la adrenalina, el paseo ofrece algunas de las mejores vistas de América del Sur para quienes desean relajarse y disfrutar del paisaje.

El camino nos llevó detrás de unas cascadas por la montaña cayendo a cientos de metros de altura.

Durante las cinco horas en coche, bajamos unos dos kilómetros: desde la cima de las montañas donde hace mucho frío, a través de la sofocante selva y la espesa niebla de la selva tropical.

Esa fue una experiencia como ninguna otra. 

bolivia road

Nuestros guías estuvieron encantados durante todo el viaje de compartir sus puntos de vista favoritos con nosotros. A menudo hacíamos paradas y bajábamos de las bicicletas para tomar fotos y mirar hacia el llamativo desierto.

Algo a favor, es que me alegró saber al terminar el viaje que los guías documentaron todo nuestro recorrido con sus propias fotos. Gravity dejó todo el material a nuestra disposición a través de Dropbox de forma gratuita.

Aun así, no todo fue diversión y juegos. El peligro de salirnos del borde estuvo presente la mayor parte del tiempo. Al investigar sobre el viaje, incluso leí que algunas partes de la vía bajan en una pendiente de 1000 metros.

Teamphoto

No tenía idea de cómo era un kilómetro hacia abajo. Y verlo por mí mismo fue algo irreal.

Cruces y lápidas ocupaban los bordes de la carretera, cada uno siendo un monumento a un ser querido cuya vida el camino se había llevado.

Cuando llegamos al final de nuestro viaje en la ciudad boliviana de Coroico y pagamos nuestra tarifa turística de 50 bs, compartíamos aún el sentimiento de emoción, pero también estábamos agotados y mucho más que aliviados al haber salido todo bien.

Cosas que debes saber antes de visitar el Camino de la Muerte

Sobre el papel, hacer ciclismo en la Carretera de la Muerte no parece difícil. Sí, un recorrido de 40 kilómetros, es un viaje más largo de lo que la mayoría de los ciclistas inexpertos están acostumbrados, pero la mayor parte del camino es cuesta abajo.

Por lo tanto, incluso si no eres un ciclista regular, puedes realizar el viaje sin ningún problema, siempre y cuando no tengas miedo de las alturas.

yungas road map

Aquí hay algunas cosas que debes saber antes de visitar la Carretera de la Muerte.

1. Es un día agotador

Hacer ciclismo por la carretera no es algo que hacer por capricho después de una noche en la ciudad. Muchos tours dejan La Paz antes del amanecer y no regresan hasta el anochecer.

Y lo que es más importante, durante gran parte del día, estarás bajo una inmensa tensión física y psicológica.

Asegúrate de sentirte bien descansado y has tu  respectiva investigación para tener una idea más clara de lo que te encontrarás en el recorrido.

2. Asegúrate de usar chaqueta 

Desde una altura máxima de 4700 metros de altura, la Carretera de la Muerte desciende más de dos kilómetros. Cuando empiezas, el aire puede ser bastante frío e incluso causarte algo de sueño.

Pero, unas horas más tarde, te encontrarás rodeado de humedad sofocante y una densa selva tropical que te harán sudar.

Usa una o dos capas de ropa debajo de tu chaqueta de lluvia para que te la puedas quitar cuando el calor sea demasiado.

3. El camino de la muerte se ganó su nombre por una razón

Esto no es un tour para cualquiera. La mayor parte de la carretera a lo largo de la ruta no está asfaltada, y la erosión a menudo desentierra grandes rocas que pueden lanzarte de la silla si no estás alerta.

No hay barandillas, y nada más que tu ingenio y habilidad en bicicleta te mantendrán a salvo.

Reglas de la Carretera

Carretera de la Muerte, Bolivia

Una regla interesante del lugar, única en la Carretera de la Muerte es que todo el mundo conduce (y monta) en el lado izquierdo de la vía. 

Como la mayoría del mundo, y en otras partes de Bolivia, los conductores conducen por el lado derecho de la carretera. Pero, debido a las precarias caídas de la antigua carretera y la falta de barandillas, tanto los ciclistas como los vehículos deben permanecer a la izquierda.

En nuestra ruta turística, eso significaba luchar contra nuestros instintos y realmente moverse más cerca del borde del acantilado que de la montaña. Pero, una vez que nos acostumbramos, la regla realmente tenía sentido.

Conducir por la izquierda, junto al acantilado, hace que los conductores que pasan puedan adelantarse junto a la montaña, con menor riesgo de desviarse.

Otra nota: aunque la carretera tiene mucho menos tráfico que antes, los pasajeros del tour se encontrarán tarde o temprano con vehículos.

Cuando esto pasa, es mejor conducir de manera predecible y no hacer giros o movimientos repentinos.

Tampoco es raro ser recibido por el tráfico que viene en sentido contrario al tomar una curva cerrada, así que asegúrate de tomar las curvas despacio.

Estadísticas de la Carretera de la MuerteDeath Road statistics

dead road bolivia

Aunque no hay forma de estar preparado por completo para un viaje en la Carretera de la Muerte, las estadísticas y los números que rodean la carretera muestran un panorama premonitorio:

1 carril de ancho: la mayor parte del camino antiguo solo es lo suficientemente ancho para un solo vehículo. Eso hace que adelantarse sea siempre peligroso y solo posible en ciertos tramos.

Pendientes de 900 metros: en sus tramos más empinados y más altos, no hay nada que detenga tu descenso durante casi un kilómetro de bajada.

300 muertos: el número promedio de automovilistas que murieron cada año en el momento de más uso de la carretera. En total, la carretera ha cobrado miles de vidas.

22 muertos: el número de ciclistas que han muerto en la carretera desde 1998.

¿Sigue siendo peligroso el Camino de la Muerte?

deadliest road in bolivia

La respuesta corta: lo es.

Pero, en realidad, las probabilidades siguen siendo muy buenas para que te ocurra algo malo.

Han sido 22 muertes una tras otra documentadas desde 1998 (un promedio de una muerte por año).

Gran parte de la Carretera de la Muerte sigue sin ser mejorada y es tan peligrosa como lo era en 1995 cuando se ganó su título de la carretera más peligrosa del mundo.

Sin embargo, hoy en día, gracias a un nuevo y mucho más seguro bypass entre La Paz y Coroico, mucha menos gente encuentra su final en la carretera.

Si estás planeando recorrer la Carretera de la Muerte, lo mejor que puedes hacer es elegir una buena agencia turística con bicicletas modernas, equipos de seguridad certificados y guías expertos.

Si no acostumbras a utilizar bicicleta muy seguido, probablemente deberías probar tu mano en una ruta menos mortal.

Más Fotos

Teambriefing
Ready to go
Loading...
shares